Qué ofrezco

Ofrezco tiempo, dedicación y calma para cuidar a vuestro hijo en un ambiente tranquilo y estimulante. Trabajo con ratios reducidas, acogiendo en mi hogar a un máximo de tres pequeños que jugarán sin obligaciones ni presiones.

 EL BARRIO
Okapi está situado en la calle Emilio Alarcos, en la zona del Milán, un lugar agradable, con espacios abiertos y lleno de vida: tiendas, supermercados, plazas, parques, zonas verdes, cafés, un colegio, el campus universitario... Un sitio idóneo para pasear con los peques, que así podrán observar y explorar la vida del barrio, jugar en el parque y correr al aire libre a diario; siempre que los papás estéis de acuerdo, un poco de mal tiempo no será problema a la hora de salir: si no diluvia ni hace demasiado frío, unas botas de agua... un chubasquero... ¡y a disfrutar de la lluvia!

LA CASA
El piso es un dúplex confortable, cálido y luminoso, con todas las adaptaciones necesarias para garantizar la seguridad de los niños. Mi intención es permitirles usar prácticamente todas las dependencias de la casa, incluidas las escaleras, siempre acompañados y vigilados de cerca; de este modo, saciarán su curiosidad y consolidarán sus habilidades motrices en condiciones de seguridad. Dispongo de una miniterraza provista de diversas plantas, donde podremos experimentar sin miedo a manchar ni romper nada.

 LOS MATERIALES
Casi todos sabemos por experiencia que los mejores juguetes a menudo son objetos que en un principio no estaban pensados para esa función: telas, cajas de madera, cartones de rollo de cocina, conchas, pinzas para tender... Esto no significa que en Okapi no pueda haber juguetes, sino que jugaremos con la multitud de pequeños tesoros cotidianos que alberga nuestra casa; seguro que los peques nos enseñan cómo...

ARTE Y MÚSICA
Quizás debido al interés que tienen para mí todas las manifestaciones artísticas y a mi propia experiencia en ese campo, siempre le concedí gran valor al fomento de la creatividad y la imaginación, que pasó a ser una parte importante de mi modo de trabajar; esto se refleja no sólo en las actividades y juegos, sino también en la preparación del ambiente. El arte y la música son en Okapi una forma más de estimulación, a través de la cual se trabajan el sentido artístico y la regulación y expresión de las emociones. La música que escucharemos no tiene porque consistir necesariamente en canciones infantiles, ya que los niños son capaces de disfrutar de muchos géneros, como la música clásica, la popular, el folklore, incluso el reagge, el rock, la salsa... ¡y hasta el jazz y la bossa nova...!

Imagen: